Una enfermedad que es la principal causa de parálisis flácida y generalizada en el mundo entero, según la OMS, es el Síndrome de Guillain Barré, poco conocida en España, pero que ha ganado notoriedad con el personaje de Rochelle, interpretada por Giovanna Lancelotti en la novela de las 9, Segundo Sol, diagnosticada como portadora de esta enfermedad.

La enfermedad no tiene cura, pero hay varios tratamientos disponibles actualmente, que disminuyen los síntomas y pueden mejorar la calidad de vida del paciente. Lea más información, a continuación.

Navegue Por El Contenido

¿Qué Es El Síndrome de Guillain Barré?

Conocida como una enfermedad autoinmune, inflamatoria, ella afecta el sistema nervioso y sus alrededores, además de la médula espinal, generando fatiga en exceso, lo que puede llevar a la insuficiencia respiratoria.

La enfermedad se clasifica a menudo como un problema neurológico, esto porque afecta a los nervios periféricos de las piernas y de los brazos, generalmente causada por una infección viral, bacteriana intestinal o del tracto respiratorio.

¿Cuáles Son Las Causas?

Aún no se sabe bien a ciencia cierta cuál es la causa principal de esta enfermedad, sin embargo es comúnmente relacionada a las defensas del propio cuerpo que, por un error en los anticuerpos, que ataca el sistema nervioso periférico, causando la destrucción de la vaina de melina – protectora de los nervios – y generando, así, los síntomas más comunes.

Hay, aún, la relación entre la aparición de la enfermedad después de la vacunación, cirugías o enfermedades, como el citomegalovirus, VIH, virus Zika, el dengue o el de Epstein-Barr.

Principales Síntomas

Es necesario estar atento a los primeros síntomas que señalan la enfermedad, como:

  • La Falta de reflejos en las piernas y los brazos;
  • Presión baja;
  • Debilidad en exceso;
  • La visión borrosa;
  • Dificultad para controlar la orina y las heces;
  • Parálisis, en casos más avanzados;
  • Entumecimiento u hormigueo en el cuerpo;
  • La contracción de los músculos;
  • Problemas de sensibilidad;
  • Dolores musculares;
  • Falta de coordinación de los movimientos.

Es común que los síntomas de la enfermedad sucedan de una hora para la otra, pero la debilidad es progresiva, afectando brazos y piernas principalmente. Muchos pacientes informan de hormigueo en el cuerpo, dolor y falta de coordinación, en los casos más graves, la sensación de falta de aire, con la necesidad de asistencia respiratoria.

Diagnóstico de la Enfermedad

Este es un problema difícil de ser diagnosticado con sólo los síntomas iniciales, sin embargo, un examen médico simple puede concluir que la presencia de la enfermedad, como:

  • Muestra del líquido cefalorraquídeo;
  • Exámenes de la función pulmonar;
  • Electromiógrafo;
  • Examen de la velocidad de conducción nerviosa;
  • Electrocardiograma.

Tratamientos

En casos avanzados de la enfermedad, normalmente, se lleva a cabo el internamiento inmediato del paciente, debido a la necesidad de la respiración artificial. Ya en los casos más leves, es común que la eliminación de los anticuerpos que atacan las células nerviosas sucedan, la disminución de los síntomas más comunes.

El bloqueo de los anticuerpos malignos también se hace por medio de altas dosis de inmunoglobulina, que se agregan a la sangre, además de ser utilizados anticoagulantes, medicamentos anti-inflamatorios o el uso del tubo de alimentación en el momento de la ingestión de los alimentos, para mayor seguridad.

Posibles Complicaciones

En Caso de que la enfermedad no es tratada, o que está en un nivel avanzado, es común que las complicaciones sean:

  • Insuficiencia respiratoria;
  • Trombosis venosa profunda;
  • Aumento del riesgo de infección;
  • Hipotensión;
  • Parálisis temporal;
  • Neumonía;
  • Úlceras;
  • Alimentos/líquidos dentro del pulmón.

La enfermedad tiende a empeorar después de 2 a 4 semanas de la aparición de los primeros síntomas. Ya que la recuperación puede tardar entre 6 a 12 meses, con registros de casos más graves de hasta 3 años para una mejora definitiva.

Es común que los niños que tienen esta enfermedad – lo que es raro – puedan recuperarse con más facilidad que los adultos. Sin embargo, lo que sí se sabe es que no hay prevención para la enfermedad, sin embargo, evitar que la gripe, dengue y Zika puede disminuir los riesgos del desarrollo de esta enfermedad.

Categorías: Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *