Considerada una reacción alérgica muy grave, el Síndrome de Stevens-Johnson es muy rara e impredecible, responsable de causar serias lesiones en los ojos, en la piel y en la mucosa, siendo que existen varios medicamentos que pueden causar el Síndrome de Stevens-Johnson.

La probabilidad de contraer esta enfermedad es de 1 en 1 millón. En Brasil, se estima que hay menos de 15 mil casos por año, siendo que, a pesar de que rara e incurable, la mortalidad es muy grande.

Se caracteriza por dejar todo el cuerpo con manchas rojas, similares a quemaduras, Síndrome de Stevens-Johnson no es una enfermedad contagiosa. Sin embargo, en su fase inicial puede confundirse con una gripe, ya que tiene síntomas similares.

Esta puede ser una enfermedad grave y, normalmente, menos de 10% de los casos son leves, siendo que la mayoría afecta a gran parte del cuerpo, pudiendo dejar secuelas. Conozca más sobre esta misteriosa enfermedad y conozca los medicamentos que pueden causar el síndrome de Stevens-Jhonson.

Navegue Por El Contenido

Cómo y por qué se produce el Síndrome de Stevens-Johnson

El Síndrome de Steven-Johnson se produce debido a un trastorno relacionado con la inmunidad, las defensas del organismo. El equipo médico puede no ser capaz de identificar la causa exacta de la aparición de esta enfermedad en algunos pacientes, pero, en general, su aparición se relaciona con ciertos medicamentos.

Los síntomas iniciales del Síndrome de Steven-Johnson son:

  • Fiebre;
  • Dolor generalizado y sin explicación aparente en la piel, además de sensación de ardor;
  • Dolor en la boca;
  • Dolor en la garganta;
  • Dificultad en la respiración;
  • Tos;
  • La fatiga;
  • Vómitos;
  • Sensación de ojos ardiendo.

Los otros síntomas tienden a aparecer cuando la Enfermedad ya está avanzada. Ellos son:

  • Una erupción en la piel, normalmente de color rojizo, pero también puede ser de color púrpura, que se propaga con el pasar de los días;
  • Aparición de ampollas en la piel (similares a quemaduras);
  • Las burbujas también en las membranas mucosas de la nariz, la boca, los ojos y los genitales;
  • Piel descamando después de la formación de las burbujas.

Cuando estos síntomas aparecen, normalmente, 3 días después de ingerir un medicamento diferente, es recomendable consultar a un médico lo más rápido posible, para evaluar los síntomas presentados.

Medicamentos x Síndrome de Stevens-Jhonson

Se Estima que más de 100 de drogas pueden causar la PELICULA. Algunos de los principales medicamentos sospechosos por provocar tal reacción alérgica son:

  • Medicamentos para la gota (forma dolorosa de artritis), como el alopurinol;
  • Medicamentos utilizados para tratar las enfermedades mentales y las convulsiones (anticonvulsivos);
  • Analgésicos, como paracetamol (Tylenol y otros), ibuprofeno (Advil, Motrin, etc.) y el naproxeno sódico;
  • Medicamentos usados para combatir ciertas infecciones, como la penicilina
  • Medicamentos a base de sulfa (Amoxilina, Azitromicina, Ciprofloxina y Eritromicina).

Además de estos, otros factores de riesgo también pueden facilitar la aparición de la enfermedad, siendo ellos:

  • VIH: la incidencia de la PELICULA es 100 veces mayor en las personas portadoras del virus VIH que en la población normal;
  • Historial familiar: si algún miembro de la familia ya ha desarrollado esta enfermedad, es necesario estar atento, porque puede hacer que usted más susceptibles a desarrollar la enfermedad;
  • Sistema inmunológico débil: un sistema inmunológico debilitado también puede ser propicio para el desarrollo de la PELICULA.

La recuperación del Síndrome de Stevens-Johnson puede durar semanas o meses, lo que depende de la gravedad en la que el paciente se encuentra. Si fue provocada por una medicación, es necesario estar consciente de que tal droga está prohibida para siempre la vida del paciente.

Además, la enfermedad puede dejar secuelas en el individuo, por ejemplo:

  • Insuficiencia pulmonar aguda;
  • Problemas de los riñones;
  • Hepatitis;
  • Mialgia;
  • La artritis;
  • Hemorragia gastrointestinal;
  • Complicaciones oculares, que pueden ser desde irritación y sequedad de ojos, la discapacidad visual y la ceguera;
  • Infección en la sangre;
  • Daños permanentes en la piel, como cicatrices y coloraciones diferentes.

El Síndrome de Stevens-Johnson se diagnostica a través de una completa observación de las lesiones, de los exámenes de orina, de sangre y de muestras de las lesiones.

El tratamiento de esta enfermedad se produce, primero, suspendiendo el uso de todos los medicamentos que pueden haber provocado su aparición, además del uso de líquidos vías intravenosas y de hidratación para reponer nutrientes y agua al organismo.

Categorías: Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *